La gentileza siempre es signo de traición - François Mauriac

Hay puñales en las sonrisas de los hombres; cuanto más cercanos son, más sangrientos - William Shakespeare

Seguidores de huellas

enero 25, 2013

Capítulo 5. "Casualidad". Parte 5


Un presentimiento invitó a un chico que esperaba en la calle a comenzar a andar. Al principio quería quedarse esperando un rato más, puesto que no tenía nada que hacer, pero su instinto fue más fuerte y se dedicó a seguir a su intuición, a caminar hacia donde le llevaran sus pasos.
Puso todos sus sentidos alerta para detectar cualquier cosa familiar, pero al parecer no había nada anormal alrededor. Pegó un trago a la botella que llevaba en la bandolera y siguió caminando, sintiendo el gélido aire contra su piel, aunque sin producirle frío alguno. Pateó una piedra que había en el suelo.
¡Tsk! —gruñó. Se sentía enfadado consigo mismo por lo ocurrido el día anterior.
Vio un autobús pasar a toda pastilla por su lado. Lo sintió. Levantó la vista y echo a correr hacia la siguiente parada, donde posiblemente se bajaría. Corrió lo más rápido que pudo para no perderlo de vista.
Al fin observó el autobús pararse en su correspondiente parada. Se ocultó a la vuelta de la esquina. Aguardó.
Sólo dos personas se bajaron en esa parada. Una chica, de aparentemente dieciséis o diecisiete años, no muy alta y peinada como Bon Jovi en Runaway bajó primero cargando con varias bolsas grandes, posiblemente llenas de ropa, en sus menudos bracitos.
A continuación bajó la Chica Desconocida. Llevaba otras bolsas en las manos, pero no tan grandes como la muchacha que bajó antes que ella, aunque sí en mayor cantidad. Llevaba un gorro ceñido a la cabeza, ocultando parte de su peculiar cabellera, y un abrigo que ocultaba la delgadez de su cuerpo. Dijo algo a la otra joven y ambas rieron en voz alta. Parecía feliz.
Pero él percibía a la chica desconocida de formas distintas. Una, como un ente extraño, pero a la vez alguien en quien podía depositar plena confianza, era instinto; otra, como un ser triste y deprimido, agachado en la esquina de una habitación oscura, llorando sin descanso. Le dolía percibir aquellos sentimientos.
Apilaron las bolsas en la calle y la chica que iba peinada como Bon Jovi hizo una llamada de móvil. Él se disponía a esperar cuando percibió algo más.
Una presencia conocida y desconocida a la vez. Sabía que esa presencia también le había detectado a él.

3 comentarios:

  1. Oooh! Que interesante! Publica.pronto la siguiente parte por favor!

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo con Lyd :) ¡Qué intriga! Este chico me gusta. ¡Quiero saber más! Siempre me dejas con las ganas.... ¡Qué mala eres! Siguelo cuanto antes, por favooooor! xD Un besazo ^^

    ResponderEliminar
  3. Aún falta un poquito más de intriga en el siguiente, jejejeje, aún no os toca descubrir cuál es el cometido de este chico en la historia!

    ResponderEliminar

Opina, corrige o simplemente comenta.
¡Todas las palabras son bienvenidas!